domingo, 10 de diciembre de 2017

Azar

Fue sin querer, es caprichoso el azar... (JMS)

Distraído miraba a la gente
caminar con azar distraído,
cada cual con su cruz en la frente,
cada quien deshojando su olvido.
La ciudad despertaba, silente,
en el dulce pulsar de un latido,
escenario de un sol insistente
sobre el muro del alba encendido.
Por el marco de aquella ventana,
abstraída del giro del mundo
emigraba una alondra perdida.
Paradoja de amor cotidiana,
pestañeé una fracción de segundo
y pasó la mujer de mi vida. ©


 Del libro De diluvios y andenes.

Fotografía: Laura Makabrescu.

Diluvio

"Algunas cosas se hacen tan nuestras que las olvidamos" (Antonio Porchia)

Hoy casi no me dueles, sólo heridas
de pálida presencia
anuncian el esbozo de tu ausencia,
como nubes de formas desvalidas;
apenas un rumor, una abstinencia
de lágrimas vertidas,
tejidas
con un hilo de inocencia.
Ya no dueles, amor, doliste tanto,
océano vastísimo de un llanto
de acuático torrente,
diluvio universal de pena vana,
tal vez mañana
me vuelvas a doler, salvajemente. ©

Del libro Llevarás en la piel.

Foto:Laura Makabrescu.

sábado, 9 de diciembre de 2017

BeZoo

(Escribir como un juego de amor)

En tu cuello de jirafa vampiresa
dejo besos de amoroso recorrido,
yo, jirafo de tus ojos, consentido,
me sublevo vertical de sangre espesa.
Ceremonia de los labios, feligresa
del oficio religioso del latido,
sortilegio compartido,
en la celda de tus manos, preso. Presa.
Por tu cuello de jirafa, mandamiento
de columna interminable, barco al viento
sobre un mar de cauce claro,
voy en busca de tu boca, noche y día,
luz del alba, travesía
de las olas de tus labios. Puerto. Faro. ©


Del libro De diluvios y andenes.
Fotografía: Laura Makabrescu.

viernes, 8 de diciembre de 2017

Voyeur

La miraba a través de la ventana
con los ojos oscuros del deseo
(Julieta desvestida ante Romeo),
idílica y lejana.
Rehén de su mirada cotidiana,
jugaba a imaginar el serpenteo
del hilo de su piel como un trofeo
de fina porcelana.
Lo mismo que una sombra silenciosa,                  
oceánica y borrosa
repite cada noche el mismo rito.
Con terca indiferencia, ciega y muda,             
de prisa se desnuda,
como diciendo: —Amor, te necesito. ©

Del libro De diluvios y andenes.
Ilustración: Fernando Vicente.

jueves, 7 de diciembre de 2017

Verde

Era verde tu pena,
herida por la lluvia y por el viento,
con su tallo de pálido sustento
en ayuno de larga cuarentena.
Rosa al fin en la arena,
de espesa soledad y de tormento,
que toma de mi boca su alimento
como almíbar floral de la colmena.
Delgada cicatriz de savia verde,
nube gris que se pierde
por el cielo del último verano.
Tan sola y tan ninguna,
etéreo relicario de la luna

que cabe en el solsticio de mi mano.

Del libro Oceanario.
Foto: by Carlos Casellas

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Llevarás en la piel

Sobre tu piel dibujo abecedarios
de lírica escritura,
hilvanes del amor, cinceladura
de besos incendiarios.
En letras de carmín, epistolarios
de roja acupuntura,
aforismos de miel, literatura
de escritos milenarios.
Enigmas numerales del misterio,
oscuro magisterio
de lúdico argumento discursivo;
que refieren al sino de la estrella
con la huella de tinta

con que escribo. ©

Del Libro Llevarás en la piel.
Recitado en Radio UAI.

martes, 5 de diciembre de 2017

Letras al paso

En un bar de agitado movimiento 
la pena inapetente del poeta 
escribe del dolor, hora completa, 
con tinta de su aliento. 
Detrás de la ventana la silueta 
de una niña ligera como el viento, 
desfila ante sus ojos y al momento, 
"pasó el amor", anota en su libreta. 
Febril en su extravío 
apunta en el reverso de la hoja: 
"La lluvia nos aleja y hace frío 
y un otoño de besos se deshoja, 
la lágrima de lluvia que nos moja 
parece un escarmiento de rocío"  ©

Del libro De diluvios y andenes. 
Recitado en Radio UAI.

lunes, 4 de diciembre de 2017

Festín

Dispuso la vajilla
con arte de gourmet aficionado,
las copas de cristal y el azulado
mantel de redecilla.
Colgadas del respaldo de la silla,
las compras del mercado.
Ella vino vestida de pecado,
como suele venir la maravilla.
Liturgia terrenal de cita santa,
festín de la garganta
que corta con el filo de la roca.
Voraz, la desnudó con ardimiento,
y por toda promesa de alimento
se la llevó a la boca. ©


Del libro Llevarás en la piel.
Fotografía: Laura Gía.

domingo, 3 de diciembre de 2017

Retirada

Me tocará morir y no hay tutía,
no hagamos obituarios del asunto,
las cosas como son, final y punto,
sus razones tendrá la muerte mía.
Si pudiera elegir lugar y día,
moriría de amor, contigo junto.
¿Morirías conmigo? Te pregunto
con cierta cobardía.
Un domingo de nadie y de cualquiera
(hay algo de la espera
que se vuelve al final, melancolía).
Sin móvil ni coartada,
cuando manden del cielo retirada
los pollerudos ángeles del Quía. ©


Del libro Llevarás en la piel.
Recitado en Radio UAI.

viernes, 1 de diciembre de 2017

Contigo

Nada quiero contigo,
ni escándalo de piel ni amor encinto,
ni el rojo laberinto
de tu ombligo,
ni muérdago ni abrigo,
ni el celo temerario del instinto
ni pena ni precinto
ni castigo.
Nada quiero, ni quiero
señales de diluvio pasajero
ni luz de luna llena,
ni lágrima de sal ni sed ni nada,
ni boca enamorada,
ni besos a la hora de la cena.
©


Del libro Llevarás en la piel.